Cuando permanecemos mucho tiempo sentados, o de pie sin movernos, los músculos de las pantorrillas no se activan, y esto no favorece que el exceso de líquidos que están fuera del sistema circulatorio no sean conducidos hacia el corazón. Este hecho junto a la acción de la gravedad, hace que las piernas se hinchen.

Es más frecuente sufrir retención de líquidos en verano, se dan muchos casos de piernas y tobillos hinchados debido al calor, que produce una vasodilatación de las venas.

Podríamos decir, en ambos casos, que se trata de una insuficiencia venosa transitoria, que sucede en las dos extremidades, que es reversible y que desaparece al descansar con las piernas elevadas.

Otras veces, la causa es un mal funcionamiento del sistema venoso superficial. Las paredes de las venas se dilatan, sus válvulas se rompen y aparecen las varices tortuosas por debajo de la piel de muslos o pantorrillas. Puede afectar solo a una pierna o a las dos. En fases iniciales, la hinchazón puede ser reversible al descansar con las piernas en alto, pero conforme progresa la enfermedad venosa este edema se acompaña de oscurecimiento en la coloración del tobillo y endurecimiento de la piel que se cronifica y puede progresar hacia la ulceración.

En los pacientes que han sufrido una trombosis venosa profunda en la pierna, el retraso en el diagnóstico y el tratamiento, también puede hacer que desarrollen una hinchazón crónica de la extremidad (secuela postrombótica). Finalmente, hay fármacos que también producen hinchazón, como los corticoídes o los antiinflamatorios, y también existen enfermedades de fondo como la enfermedad renal, problemas cardiorrespiratorios o la cirrosis hepática que también puede dar lugar a un exceso de líquido sobre todo en manos, brazos, piernas, tobillos y pies. En este caso es primordial tratar éstas primero para solucionarlo.

¿Te has planteado cuánto tiempo pasas [email protected] al día?

Anímate a pensarlo porque estar sentado mucho tiempo no es bueno.

Estar sentado durante mucho tiempo frente a la pantalla, en la oficina, en un escritorio o al volante no es bueno para tu salud.

Según la OMS, el sedentarismo es responsable del 6% de los fallecimientos del planeta. La inactividad favorece la obesidad y el síndrome metabólico (diabetes, hipertensión, aumento de colesterol…)

Nuestro cuerpo está diseñado para moverse, y el estar sentado tantas horas ocasiona dolores de espalda y cuello.

La inactividad en las piernas también provoca hinchazón de pies al final del día. Intenta cambiar de postura todo lo que puedas, y si no tienes más remedio que permanecer sentado largas horas frente al ordenador intenta contrarrestarlo:

  • Levántate cada 30´para ir al baño o a por algo de beber.
  • Haz ejercicio físico de intensidad moderada, al menos 60-90 minutos al día.
  • Mantener una postura recta sobre un buen respaldo.
  • Usa calcetines elásticos compresivos cada día como medida preventiva.

Recuerda, acaba con la inactividad, es el momento.